La estrella endemoniada

0

Es 1244 a.C. Se observa una estrella extraña en el cielo. Debe ser una manifestación del dios Horus, que en combinación con los periodos lunares, pronostica días de mala y buena suerte. Más tarde los árabes la llamaron “Ras al-gul”, la cabeza del demonio. Hoy conocemos a esta estrella endemoniada como Algol y en este post vamos a contar por qué se le han atribuído nombres y propiedades tan dramáticas.

Empecemos por el principio. Algol es una estrella de la constelación del Perseo, visible casi todo el año en el hemisferio norte (desde agosto hasta abril), culminando en el cenit en el mes de noviembre. En el hemisferio sur es posible verla culminando a baja altura durante la primavera austral. La historia asociada a esta constelación es la de Perseo dando muerte a Medusa, aquella que tenía serpientes en el pelo y convertía en piedra a quien la mirase. Algol es, precisamente, el ojo de Medusa. ¿Casualidad?


Algol es la estrella que representa al ojo de Medusa en la constelación de Perseo


La peculiaridad de Algol, y lo que ha provocado que se le adjudiquen siempre malos augurios, es que es una estrella variable. Es decir, su brillo cambia con el tiempo de forma cíclica. El cambio de brillo de Algol es tan acusado que se puede apreciar a simple vista. En concreto, la magnitud de Algol cambia regularmente entre 2.3 y 3.5 con un periodo de 2 días 20 horas y 49 minutos. En una época en la que se pensaba que el Universo era eterno, perfecto e inmutable, que hubiera una estrella cuyo brillo variaba sólo podía ser cosa de demonios y criaturas del averno.

Lo que ocurre realmente es que Algol es un sistema terciario, es decir, son realmente 3 estrellas. Dos de ellas forman una binaria eclipsante y otra se encuentra orbitándolas a ambas un poco más lejos. Las binarias eclipsantes son un tipo de estrella variable por factor extrínseco, es decir, el cambio en el brillo no se debe a alguna característica propia de la estrella, sino a un factor externo a ella. En este tipo de estrellas variables lo que ocurre es que, desde nuestra perspectiva, las dos estrellas que forman la binaria tienen sus órbitas orientadas de tal manera que se eclipsan mutuamente. Cuando la de menor brillo pasa por delante de la de más brillo, está tapando una zona muy brillante con una zona menos brillante, y el resultado total es que el sistema brilla menos. Cuando se ven las dos estrellas por separado, se están sumando el brillo completo de las dos y el sistema está en su máximo brillo.


Algol es una estrella variable del tipo binaria eclipsante


El sistema triple Algol está formado por una estrella binaria cuyos componentes A, B y C tienen la relación de masas 4,5:2:1. A y B conforman la pareja binaria y están separadas sólo por 0,062UA (la distancia Tierra-Sol es de 1UA), mientras que la C se encuentra a 2,69UA de la binaria.

Una vez descifrado el misterio, podríamos quitarle a Algol todas sus malintencionadas etiquetas…¿O no? Bueno, es que Algol aún nos tenia reservado un misterio más, descubierto en los años 50 del S.XX, conocido como La Paradoja de Algol.

En la evolución estelar se sabe que las estrellas de mayor masa evolucionan antes, es decir, mueren antes. A mayor masa, menos tiempo pasa la estrella en la secuencia principal. Sin embargo, en Algol resulta que la estrella de más masa está aún en la secuencia principal y su compañera, de menor masa, es la que ya ha comenzado a morir. ¿Cómo es esto posible?


La Paradoja de Algol consiste en que la estrella más masiva aún sigue en la secuencia principal mientras que la menos masiva ya ha comenzado a morir. Esto contradice lo que sabemos de evolución estelar.


La explicación más sencilla es pensar que la estrella menos masiva del Algol era antes la más masiva, y por tanto evolucionó antes. De alguna manera, la estrella menos masiva, aún en la secuencia principal, logró apropiarse de parte del gas de la compañera, de manera que se convirtió en la más masiva de las dos.

El físico norteamericano J.Crawford describió con detalle esta posibilidad:

  • Tenemos un sistema binario donde la estrella 1 es más masiva que la estrella 2.
  • Al principio, cuando las dos estrellas están en la secuencia principal, ambas evolucionan sin interferirse entre ellas.
  • Como la estrella 1 es más masiva, ésta comienza a morir primero, sale de la secuencia principal. Cuando ocurre, la estrella se hincha, llenado todo su lóbulo de Roche.
  • Comienza la transferencia de materia de la estrella 1 a la estrella 2.
  • Al final, la estrella 2 tiene más masa que la estrella 1, porque se la ha robado, han intercambiado sus papeles.

De esta forma se obtiene un sistema binario en el que la estrella más masiva sigue en la secuencia principal y la menos masiva agoniza en la fase de subgigante.


La Paradoja se resuelve admitiendo que las estrellas variables pueden compartir y transferirse masa


Puede que esta historia os recuerde un poco a la de las supernovas Ia, pero hay que recordar que, aunque la enana blanca es más pequeña en cuanto a tamaño, realmente es muy muy densa, por lo que sigue siendo la estrella más masiva de las dos. Por ello, no son sistemas que contradigan la evolución estelar.

Algol es el ejemplo perfecto de como la observación es el primer paso del método científico y de la gran cantidad de sistemas exóticos diferentes a los que pueden dar lugar las estrellas binarias.

Si quieres leer más sobre estrellas binarias, te dejo este artículo por aquí: